Pin It

Widgets

Crimen Organizado, amenaza real para la prensa

Armando Nolasco | sábado, octubre 07, 2017 | 0 comentarios

El periodista Robert Vargas estuvo enfrentado a un negocio del sector donde residía hace unos años por el molestoso ruido que producía el establecimiento.

Vargas, director de Ciudad Oriental, el medio más influyente de Santo Domingo Este, ha desarrollado una campaña sostenida Pero al chocar con el negocio aludido, recibió amenazas de muerte y al parecer los comerciantes de bebidas alcohólicas, que eran sus vecinos, dieron muestras de que iban en serio.

Rápidamente, la solidaridad periodística se hizo presente, y entre los primeros que acudieron a respaldar a Vargas estuvo el general Simón Díaz, un periodista que ha sido relacionista de la
Policía, de donde está retirado.

Cuando visité a Robert Vargas, comunicador contestatario, acostumbrado a los choques con autoridades y cuerpos de seguridad del Estado, le advertí que el crimen organizado considera que la mejor manera de “resolver un problema” .

Si bien, a menudo se producen abusos por parte de autoridades contra periodistas y medios, la denuncia es una vía muy efectiva para detenerlos.

Sin embargo, cuando una banda criminal decide que un periodista es  molesto para sus actividades, no es verdad que con la simple  denuncia se va a garantizar la vida de tal comunicador.

Si no, vean el caso de México, donde desde hace años, al menos un periodista de renombre es asesinado cada mes, sobre todo de los  que cubren, precisamente, las actividades de las bandas criminales. 

Otros comunicadores y reporteros gráficos son aniquilados, y ni siquiera se les cuenta.

De nada han valido para frenar esa ola, las denuncias, ni que  los periodistas cuenten con protección o que simplemente trabajen  de manera encubierta y firmen con seudónimos sus reportajes.

Debemos tener en cuenta que el crimen organizado es un  estadio superior de la delincuencia y su expresión mas alta son  las nueve mafias del mundo, un escalón más alto que las bandas criminales.

También, saber que el crimen organizado siempre se apoya en el Estado, pero no solo en aristas de los gobiernos centrales, sino también en otros estamentos: parlamentos, municipios, órganos descentralizados y autónomos y también en partidos de oposición y organizaciones civiles.

Por eso es tan preocupante la selectividad de muchos sectores que dicen luchar contra la corrupción e impunidad, pero solo la que ellos les interesa.

Un ejemplo que está en proceso es el abordaje que se le da al caso de Yimi Zapata, presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos, e imputado en un caso de trata de personas, delito considerado de lesa humanidad.

Es descaro frente a este sujeto es tan grande, que sectores de oposición patrocinan desordenes en la universidad del público La victoria de Zapata en las elecciones estudiantiles, fue tan acogida por el Partido Revolucionario Moderno, que su presidente, Luis Abinader, se reunió con el sujeto para celebrar.

Pero de retorno al tema de inicio, toda amenaza del crimen organizado contra periodistas y medios de comunicación es preciso tomarla en serio.

Las autoridades y la sociedad en general, deben hacer los aprestos para proteger a los comunicadores de San Francisco de Macoris.
Tomado de Merengala, por su interés

Archivado en::

0 comentarios